Cómo estudiar mejor y más rápido

Como este blog no se trata sólo de administración sino también de aprender, en esta oportunidad les voy a dejar consejos y  métodos que pueden aplicar en su tiempo estudio.

Este artículo se va a dividir en consejos que vas a poder aplicar de manera general y métodos que vas a poder llevar a cabo dependiendo la materia de estudio. Comencemos.

Organizar el estudio

Antes de abrir cualquier libro tendrás que organizarte con la materia, lo que implica preguntarte: “¿Qué tengo que aprender?” y “¿Cómo lo voy a hacer?”. Para ello te recomiendo que obtengas la siguiente información:

  • Calendario Académico: horarios, comienzo y finalización de la cursada, fecha de exámenes parciales y finales.
  • Información sobre las materias: deberás averiguar si el contenido de materia es teórico o más bien práctico, la complejidad de la misma y las exigencias de los docentes.

Te recomiendo que armes un calendario con las fechas de exámenes y trabajos prácticos a entregar, que además incluya acontecimientos personales, como por ejemplo un cumpleaños, ya que son eventos que te quitarán tiempo de estudio.

Lugar de estudio

Deberás tener un espacio que sea exclusivamente para estudiar. Tu escritorio debe estar ordenado y  antes de comenzar, revisa tener todo lo que necesites al alcance de la mano. Si es en tu casa, procura estar lejos de la televisión en un ambiente silencioso y despojado de distracciones. Si, ya se que no es fácil pero la idea es que identifiques aquellos factores que sean perjudiciales y minimizarlos o eliminarlos.

Algunos tips para lograrlo: en caso de que no vivas solo podes hablar con tu familia o las personas con las que convivas para que sepan y comprendan que en ciertos horarios tenes que estudiar.  Otra opción es aprovechar aquellas horas mas silenciosas como las de la mañana temprano o la noche. Ir a la biblioteca u otro lugar similar es otra posibilidad.

Sesiones de estudio

Cuando comenzamos a estudiar nuestra capacidad de atención es alta pero a medida que pasan los minutos el rendimiento baja. Es por eso que se recomienda estudiar por periodos de tiempo de 25 o 30 minutos como máximo, ya que a partir de ese momento nuestra atención y concentración empiezan a disminuir. Al realizar pausas, nuestra capacidad de retención de la información vuelve a un nivel óptimo. De esta manera, implementarás la Técnica Pomodoro, el método que se utiliza para mejorar la administración del tiempo dedicado a una actividad.

La técnica consiste en dividir el tiempo en intervalos de 25 minutos de actividad, llamados pomodoros, seguidos de 5 minutos de descanso, con pausas más largas cada cuatro pomodoros.

Hay muchas aplicaciones para celulares que cumplen dicha función, incluso te permitirán silenciar todas las notificaciones mientras estudias.

Rutinas de estudio

Deberás probar en que horario rindes más para estudiar: a la mañana, antes de ir a cursar o ir a trabajar, a la tarde o a la noche. Una vez hecho esto, trata de mantener siempre ese horario, ya que tu cuerpo y tu mente sabrán que tenes que estudiar.

Otro punto clave es ponerte objetivos de estudio, pero no medidos en horas sino en cantidad de hojas o material a aprender. Si por ejemplo decís: “Hoy voy a estudiar cuatro horas”, lo más probable es que de esa cantidad realmente estudies la mitad del tiempo, con suerte. En cambio si decís, “Hoy voy a estudiar seis hojas”, tendrás un resultado medible: la cantidad de hojas. Lo bueno de todo esto, es que le podes sumar ciertas recompensas. Como por ejemplo: “Si me aprendo estas 6 hojas para antes de las 06:00 p.m puedo salir con mis amigos”; motivándote a estudiar mejor y más rápido.

Técnicas de estudio

Para memorizar a largo plazo, te comentaré algunas técnicas con respaldo científico que te ayudaran a recordar conceptos y hechos de manera más efectiva.

Repetición espaciada

La repetición espaciada, también conocida como repaso espaciado, es una técnica de aprendizaje memorístico que consiste en aprender un material determinado dejando pasar espacios de tiempo cada vez más largos entre una sesión de entrenamiento y la siguiente.

Esta técnica se utiliza para memorizar contenidos y practicar habilidades a lo largo del tiempo, en lugar de hacerlo de forma intensiva durante un breve periodo de tiempo. El espacio entre entrenamientos se incrementa progresivamente a medida que el aprendizaje se solidifica por tal de utilizar el efecto de memoria espaciada, del que hablaremos más adelante.

Este espaciamiento del aprendizaje permite un mayor mantenimiento del recuerdo: cada vez que se practican los ejercicios de memorización se lleva a cabo un nuevo repaso de la información que se esté trabajando. Incluso un aprendizaje intensivo tiende a mantenerse en menor medida si no se realizan prácticas regulares más adelante.

La repetición espaciada es especialmente útil cuando se pretende aprender de memoria y de forma permanente un gran número de elementos diferentes. Ejemplos de esto pueden ser las fórmulas matemáticas o el vocabulario de una lengua extranjera.

Realiza autoevaluaciones

Una investigación de 2011 publicada en la revista Science analizó 3 métodos comúnmente elegidos para estudiar: memorizar y repetir, dibujar diagramas y esquemas, y hacer evaluaciones.

Para comprobar la efectividad, realizaron un seguimiento de 200 alumnos, los cuales dividieron en 3 grupos, cada uno con un método de estudio diferente. Los investigadores descubrieron que el 3º es el más eficaz, y mejora el volumen de aprendizaje hasta en un 50%

Mapas conceptuales

Utilizar mapas conceptuales representa una gran ventaja ya que podes reducir un gran número de hojas en un esquema. Resulta dinámico a la hora de repasar, evitando las posibles distracciones que se generan al haber demasiado texto.

Los pasos para realizar un mapa conceptual son:

  1. Identifica el tema y la pregunta de enfoque que te servirá para desarrollar tu mapa.
  2. Busca suficiente información sobre el tópico.
  3. Destaca las ideas principales.
  4. Identifica los conceptos que consideres más importantes y necesarios para explicar tu idea, resumiéndolos con palabras claves.
  5. Comenzá a plantear los conceptos más importantes en la parte superior de la hoja y los menos importantes en la parte inferior.
  6. Podes relacionar conceptos de distintos segmentos del mapa a través de enlaces cruzados y su respectiva palabra de enlace.
  7. Cuando termines, lee de principio a fin el trabajo para que te asegures de que todas las relaciones son correctas y que la pregunta de enfoque fue respondida.
  8. Realizá las correciones que consideres pertinentes.

Según un estudio de Harvard, otros métodos como escribir a mano y alternar las materias de estudio pueden mejorar tu rendimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *