Estado de origen y aplicación de fondos

El estado de origen y aplicación de fondos es un estado auxiliar o complementario, confeccionado y utilizado con el fin de conocer de dónde provinieron los recursos de la organización en un período determinado de tiempo y a  dónde se destinaron dichos recursos. Sirve para predecir la capacidad del ente emisor para generar recursos financieros que le permitan afrontar sus obligaciones y distribuir ganancias, así como si será necesario que dicho ente se endeude o emita capital.

Requisitos que debería satisfacer

El estado de origen y aplicación de fondos, o como se dice en forma práctica “Estado de flujo de efectivo”, debería:

  • incluir todas la variaciones del efectivo ocurridas en el período
  • no incluir las correcciones que se hubiesen efectuado al saldo inicial del efectivo con motivo del reconocimiento del AREA (ajuste de resultados de ejercicios anteriores)
  • diferenciar claramente los flujos de actividades continuas, discontinuas y las nuevas; y los flujos derivados de actividades operativas ocasionadas por las de financiación y las de inversión.
  • exponer sus causas, incluyendo información significativa para los usuarios.
  • estar expresado en una única unidad de medida
  • incluir datos comparativos del período correlativo anterior.

Contenido y forma

El estado de flujo de efectivo debería:

  • exponerse separadamente para las actividades continuas, las discontinuas y las nuevas, los flujos provenientes de actividades operativas repetitivas, operativas no repetitivas, de inversión y de financiación.
  • mostrar las partidas significativas de información, incluyendo totales y subtotales, saldo inicial y final del efectivo.

No debe incluir los aumentos de un componenete de efectivo que impliquen disminuciones de otros.

Clasificación de los flujos por actividad

Actividades de inversión: comprende la adquisión y desapropiación de activos no corrientes e inversiones en activos distintos a los que integran el efectivo.

Actividades de financiación: son los movimientos de efectivo resultantes de trasacciones con los propietarios del capital o con los proveedores de préstamos.

Actividades de operación: son aquellas que no pueden considerarse de inversión o de financiación incluyendo a las que constituyen la principal fuente de ingresos del ente.

Por otra parte, los usos de recursos más frecuentes son:

  • Compra de activos e inversiones
  • Pago de dividendos
  • Pago de deudas
  • Re-adquisición de acciones
  • Beneficios negativos

Por último, para la presentación de la información existen dos métodos básicos: el directo y el indirecto. El método directo, es aquel que muestra los efectos de cada tipo de transacción relevante. El método indirecto, es aquel en que a la ganancia o pérdida informada en el estado de resultados se le suman o restan los ingresos, gastos, ganancias, pérdidas y el impuesto a las gananacias,  devengados en el período pero que no motivaron flujos de fondos. Existe, además,  una combinación de ambos métodos, en donde se modifica el método indirecto de modo que ciertos pagos se muestran directamente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *