Inversiones: concepto y características

Inversiones: concepto y características

Las inversiones son colocaciones de dinero realizadas con el ánimo de obtener una renta u otro beneficio explicito o implícito y que no forman parte de los activos dedicados a la actividad principal del ente y las colocaciones efectuadas en otros entes.

Se pueden diferenciar las inversiones temporarias y las permanentes, según la intención de la empresa y las posibilidades para su realización.

Las inversiones temporarias son colocaciones de sumas de dinero que constituyen sobrantes transitorios de efectivo, que se van a necesitar dentro de un período más o menos breve de tiempo y deben ser de fácil realización en cualquier momento, sin ningún tipo de dificultad o restricción. Tienen como objeto lograr un rendimiento durante el período de su utilización.

Las características esenciales de de las inversiones temporarias son la liquidez y el corto plazo.

Ejemplos de inversiones temporarias de fondos son:

  • las realizadas en acciones de otras sociedades que cotizan en bolsa;
  • títulos públicos;
  • prestamos a corto plazo;
  • depósitos a plazo fijo.

Es imprescindible para que una inversión pueda ser considerada temporal que reúna las siguientes cualidades

  1. Seguridad de su rápida conversión en dinero en efectivo
  2. Propósito o intención de negociar esos valores si fuera necesario

Las inversiones permanentes son colocaciones de dinero que realiza la empresa en operaciones no específicas a su actividad principal, como complemento de ésta con el objeto de obtener una renta. Como característica de este tipo de inversiones, podemos decir que forman parte de la estructura habitual de la empresa. No poseen capacidad de convertirse rápidamente en dinero, o sea no son líquidas o el inversor no posee esa intención.

Ejemplos de este tipo de inversiones son:

  • la adquisición de acciones de sociedades en las que se ejerce determinada vinculación económica;
  • participaciones permanentes en otros entes con igual objeto;
  • adquisición de bienes inmuebles para su posterior colocación a terceros;
  • adquisición de obras de arte.

También se consideran permanentes, aquellas inversiones en títulos o acciones con cotización, que aunque exista la posibilidad de su venta y cobro al corto plazo, la entidad inversora no tiene la intención de realizar. Por el contrario, pueden considerarse permanentes, aquellas colocaciones cuya pronta realización no es muy probable por el tipo de bien y circunstancias del mercado, es el caso de terrenos en zonas poco atractivas para inversionistas.

Las razones que motivan la incorporación al activo de inversiones permanente son mas estables, cediendo el interés por la especulación frente a la permanencia de la colocación.

Cabe destacar que los resultados que generan las inversiones son considerados no operativos por su falta de vinculación a la operatoria principal del ente.

Cuentas representativas y su tratamiento contable

4 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *