Activos y pasivos contingentes: clasificación, tratamiento contable y ejemplos

En la contabilidad, las contingencias se definen como hechos futuros inciertos que de producirse van a generar una pérdida o una ganancia.

Clasificación

  • Cantidad de pérdidas: son aquellas en que si se produce el hecho, se genera un resultado negativo. Implican aumentos del pasivo o reducciones del activo. Ejemplos de esta categoría son: el descuento en bancos de pagarés recibidos de clientes; el resultado de un juicio que nos ha entablado un tercero por responsabilidad civil; la posibilidad de que alguno de los clientes que nos adeuda facturas al cierre del ejercicio se torne definitivamente incobrable y nunca cancele el importe que nos debe.
  • Cantidad de ganancias: son aquellas que, en caso de producirse el hecho aleatorio, generarán un ingreso o un resultado positivo. Implican aumentos del activo o reducciones del pasivo. Ejemplos de esta categoría son: el posible aprovechamiento futuro del derecho de aplicar quebrantos impositivos contra futuras ganancias (disminución de pasivos); la posible resolución favorable de un juicio contra un tercero en el que se reclama el pago de determinada indemnización (aumento de activo).
  • Por su posibilidad de ocurrencia
  • Por su posibilidad de cuantificación

Reconocimiento contable

Para definir si un activo o pasivo debe ser reconocido contablemente, debe tenerse en cuenta el concepto de devengamiento, según el cual cabría su contabilización cuando:

a. El hecho generador del activo o pasivo se produjo con anterioridad a la fecha de cierre

b. La medición del pertinente resultado puede practicarse sobre bases objetivas

Las contingencias admiten tres alternativas de reconocimiento en la información contable referida a un ejercicio determinado:

  1. Reducir el resultado de ese ejercicio a través del reconocimiento de un gasto. Puede agregarse una nota explicativa entre la información complementaria.
    Para modificar la medición contable al cierre de ejercicio deben cumplirse tres requisitos:
    a) El hecho sustancial generador del presunto quebranto debe ser anterior al cierre del ejercicio.
    b) Debe poder cuantificarse objetivamente el importe del hecho mencionado.
    c) La probabilidad de ocurrencia de la contingencia debe ser alta.
  2. No modificar el resultado del ejercicio, sino de exponerse únicamente entre la información complementaria a través de una nota a los estados contable.
  3. No exponer la contingencia de manera alguna entre la información contable.

Por lo tanto la aparición de un activo o pasivo contingente, debería contabilizarse cuando haya probabilidad de ocurrencia y el importe de la ganancia o perdida pueda ser razonablemente estimado. Si estas condiciones no se dan concurrentemente no se puede reconocer contablemente.

Factores que determinan su tratamiento contable

Las formas para decidir de qué manera las contingencias pueden afectar la información contable son:

  1. Momento de ocurrencia del hecho sustancial que genera la contingencia: puede ser anterior o posterior a la fecha de cierre del ejercicio.
  2. Posibilidad de cuantificación objetiva del impacto que el hecho contingente puede provocar en el patrimonio. Para su esto deben tomarse en consideración los acontecimientos posteriores al cierre de ejercicio, vinculados con la contingencia en cuestión.
  3.  Probabilidad de ocurrencia del hecho contingente: puede ser alta, media o baja. Para estimar la probabilidad de ocurrencia de la contingencia, hay que tomar en consideración los acontecimientos posteriores al cierre del ejercicio que se vinculan con la misma.

Ejemplos de pasivos contingentes

Un ejemplo muy común es un litigio. La empresa desconoce cómo va a terminar, pero puede verse obligada a pagar una cantidad de dinero si lo pierde. En ese caso, es posible que lo recoja con una provisión.

También son muy habituales las insolvencias ante posibles morosos. Estas provisiones tienen gran importancia en la contabilidad de entidades bancarias.

Para terminar, cabe destacar que las contingencias siempren se asocian a la existencia de hechos futuros, lo que a su vez implica incertidumbre; es por ello de suma importancia proceder a un análisis de los hechos posteriores al cierre del ejercicio económico, y nos referiremos a aquellos hechos que sucedieron entre la fecha de cierre de lo estados contables y la de su aprobación por el directorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *