¿Qué es el principio de lo devengado?

Principio de lo devengadoEl principio de lo devengado se encuentra vinculado con la condición previa de que la empresa es un negocio en marcha y que por lo tanto continuará en operación en el futuro próximo y que la empresa no tiene la intención ni la necesidad de ser liquidada.

El principio de lo devengado se enuncia como sigue:

 Las variaciones patrimoniales que deben considerarse para establecer el resultado económico son las que competen a un período sin entrar a considerar si se han cobrado o pagado.

Por lo tanto, según este principio los valores de las modificaciones al patrimonio que hacen al resultado deben incluirse contablemente en el periodo en que se han devengado, independientemente del momento en el que se verifiquen las respectivas entradas y salidas de fondos. Ademas es básico reconocer el hecho sustancial.

Para entender un poco mas el concepto, cabe mencionar que los resultados tienen su origen en distintos tipos de actividades:

  1. Los producidos por operaciones de intercambio
  2. Los sucesos internos o externos al ente

Reglas para atribuir los resultados

Las reglas para atribuir los resultados se dividen en las destinadas para los resultados positivos, denominada principio de lo realizado, y en tres reglas para imputar los resultados negativos.

Principio de lo realizado

Dicho principio enuncia que el hecho económico sustancial que lo origina queda perfeccionado desde el punto de vista de la legislación, prácticas comerciales aplicables y se hayan ponderado todos los riesgos inherentes a tal operación.

Los resultados negativos

Las 3 reglas de imputación al ejercicio son:

  1. Los resultados negativos producidos directamente por la ocurrencia de una operación que genera un resultado positivo deben reconocerse en el mismo período que estos últimos
  2. Si eso no resulta posible, debe procurarse su vinculación con algún periodo. Los resultados negativos se imputan al período que corresponda al momento en el que se produzcan.
  3. Si no ocurre ninguna de las situaciones anteriores, debe ser imputado contablemente al período en que es conocido.

Dicho todo esto, llegamos a la conclusión que con el principio de devengo nos aseguramos que en cada año contable, la empresa llevará a la cuenta de resultados (cuenta de pérdidas o ganancias) exclusivamente los gastos e ingresos que correspondan a ese periodo.

3 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *