Proceso de control básico

ControlLa función gerencial de control consiste en la medición y corrección del desempeño para garantizar que los objetivos de la empresa y los planes diseñados para alcanzarlos se cumplan.

Los sistemas y técnicas de control a implementar en cualquier actividad, procedimientos administrativos, la calidad del producto y cualquier otra cosa son en esencia los mismos. El proceso de control básico, en cualquier parte que se encuentre y sea lo que sea que se controle, incluye tres pasos:

1. Establecer estándares

2. Medir el desempeño contra estos estándares

3. Corrección de las desviaciones

Veamos en que consisten cada uno de ellos.

1. Establecimiento de estándares

El primer paso del proceso de control es establecer planes. Pero dado que estos varían en detalles y complejidad y que, por lo común, los administradores no pueden vigilar todo, se establecen estándares especiales. Los estándares son criterios de desempeño, son aquellos puntos seleccionados de todo un programa de planeación en los que se establecen medidas de desempeño para que los administradores reciban señales de cómo van las cosas y no tengan que vigilar cada paso en la ejecución de los planes.

Hay diferentes tipos de estándares, entre los mejores se pueden mencionar las metas u objetivos verificables.

2. Medición del desempeño

La medición del desempeño debería realizarse sobre una base de mirar hacia al frente para que las desviaciones se puedan detectar antes de que ocurran. Aquel administrador capaz de tener esta cualidad, en ocasiones predice posibles desviaciones de los estándares. En ausencia de tal capacidad, las desviaciones deben ser descubiertas tan pronto como sea posible.

3. Corrección de las desviaciones

La corrección de desviaciones es el punto donde el control se puede ver como una parte de todo el sistema de administración y relacionarlo con las otras funciones gerenciales.  Requiere saber con precisión donde aplicar las medidas correctivas en la asignación de los deberes individuales o de grupo.

La manera en que se pueden corregir las desviaciones es volviendo a trazar los planes o modificando las metas. También, un administrador, puede corregir las desviaciones al ejercer su función de organización a partir de a reasignación o aclaración de tareas. Otra forma de corregir es a partir de una mejor dirección, una mayor explicación de la tarea o técnicas de liderazgo más efectivas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *